Construyendo un futuro sostenible

Energía Eólica

La energía eólica no sólo crece de forma imparable en España y bate todos los récords, sino que además se ha convertido en la mejor demostración de que las energías renovables pueden contribuir a transformar el modelo energético tradicional.

Actualmente la energía eólica genera el 17% de la generación eléctrica en nuestro país* convirtiéndola en la principal fuente de producción, junto con la fotovoltaica, dentro de las energías renovables.

La tecnología de este tipo de instalaciones avanza a pasos agigantados, permitiendo producir más energía con menos aerogeneradores (reduciendo el impacto visual y creando proyectos más competitivos desde el punto de vista económico).

*Fuente: Informe de Seguimiento de Mercados septiembre 2022 AEE.

Puedes observar cómo funciona un aerogenerador en la siguiente ilustración.

Energía Fotovoltaica

La tecnología fotovoltaica se basa en el fenómeno físico que convierte directamente la radiación solar (electromagnética) en corriente eléctrica, en un dispositivo llamado célula fotovoltaica.

Al incidir ésta sobre el material semiconductor (generalmente silicio), sus fotones suministran la cantidad de energía necesaria a los electrones de valencia como para que se rompan los enlaces y queden libres para circular por el semiconductor, formando así́ una corriente eléctrica.

La base de toda instalación fotovoltaica es el panel fotovoltaico. Éste produce electricidad de corriente continua y partir de ahí, una instalación puede disponer de diferentes componentes en función de las finalidades que se persigan.

Energía Solar

Biometano

Con el incremento de la generación de residuos, que continúa en aumento, surge la necesidad de aprovechar este recurso para producir energía renovable de manera sostenible.

En este contexto, la producción de biometano responde a este modelo, siendo además un método de reciclaje de residuos orgánicos biodegradables y, cuando se aprovecha como combustible, un importante consumidor de gases de efecto invernadero al retirar el metano de la atmósfera.

Las plantas de biometano utilizan los residuos generados por las actividades ganaderas o industriales (principalmente) para generar un gas renovable que puede inyectarse a la red directamente para su posterior consumo en hogares o industrias o utilizarse como combustible para vehículos.

Puedes observar cómo funciona en la siguiente ilustración.

Hidrógeno Verde

El hidrógeno verde, también llamado hidrógeno renovable, es una fuente de combustible limpia y con muchas posibilidades, que además tiene el potencial de desempeñar un papel importante en la transición energética.

Esta tecnología se basa en la generación de hidrógeno, combustible universal, ligero y muy reactivo, a través de un proceso químico conocido como electrólisis. Este método utiliza la corriente eléctrica para separar el hidrógeno del oxígeno que hay en el agua, por lo que, si esa electricidad se obtiene de fuentes renovables, produciremos energía sin emitir dióxido de carbono a la atmósfera.

Autoconsumo

El autoconsumo permite, tanto a nivel industrial como particular, generar en el propio espacio de actividad la energía que se va a consumir gracias a la instalación de paneles solares u otros sistemas de generación renovable.

Además de impulsar las renovables, supone un ahorro en la factura eléctrica y una menor dependencia de los cambios de precio de la tarifa de luz, ya que una parte o el total del consumo se cubre con la energía generada por el sistema de autoconsumo.

La nueva normativa de autoconsumo facilita los trámites, reconoce el derecho a autoconsumir energía eléctrica renovable sin peajes ni cargos y permite que estos sistemas se instalen en cualquier empresa si existe la infraestructura adecuada.

Autoconsumo energía solar

Hibridación

La hibridación de tecnologías permite complementar una fuente de energía con otra e incluso complementar distintas tecnologías con el almacenamiento de la energía producida.

Por ejemplo, muchos de los parques que el Grupo Corporativo Arrate desarrolla hibridan la energía eólica con energía fotovoltaica. De esta forma, la producción de la instalación siempre es estable en un parque que cuenta con paneles solares y aerogeneradores al mismo tiempo.

Almacenamiento

El almacenamiento energético es la capacidad de mantener guardada la energía generada para poder liberarla cuando se produzca una demanda. Con un sistema de almacenamiento eficaz es posible almacenar la energía renovable sobrante para poder suministrarla cuando se requiera en momentos de poca producción

De esta forma, en momento de mucho sol o viento las tecnologías solares y eólicas podrían reservar esa energía sobrante para momentos en los que no haya tanto recurso.

De esta forma, en momento de mucho sol o viento las tecnologías solares y eólicas podrían reservar esa energía sobrante para momentos en los que no haya tanto recurso.

Ir al contenido